domingo, 13 de febrero de 2011

Lola Mariné: Una Gata sobre el tejado


          Conocer a una mujer como Lola Mariné es todo un privilegio.  Esta vez  no solo miraré su agradable rostro de ojos enigmáticos que muestra en la pantalla.  No.  Hoy estamos en su casa, en un acogedor rincón con un precioso ventanal que invita a conocer el centro de Barcelona a fondo y rodeadas por plantas naturales. Y mientras los gatos nos miran con sus aires de indiferencia (Lluna y Jimmy), yo trato de averiguar el color exacto de los ojos de mi anfitriona. No son verdes. Me parecen azules con un tono de gris,  aunque no podría jurarlo. Miles de preguntas inundan mi mente, venía preparada con una hoja escrita, pero se quedó en alguna parte y no la encuentro.  Tendré que improvisar.

—Dime, Lola, qué siente una actriz cuando escribe, ¿actúas cada personaje?

—Bueno, en estos momentos me siento más escritora que actriz, pero mi experiencia como actriz me sirve ahora para meterme en la piel de cada personaje, y claro que los actúo: repito los diálogos en voz alta, gesticulo, río, lloro. La verdad es que observarme mientras escribo es todo un espectáculo, ¡jajaja!

—¿Cómo fue tu formación actoral?, fuiste a alguna academia, seguiste algún método… Cuéntame como fueron esos inicios.

lola71.jpg—Empecé en un grupo de teatro amateur en Barcelona en el que también participaba mi madre. Mi hermano, que también era actor y bailarín, me invitó a visitarlo en Madrid mientras él estaba trabajando en un teatro y aquel ambiente me deslumbró. Conocí a actores famosos que hasta entonces solo había visto en la televisión, y todo el mundo me preguntaba si yo también era actriz. Cuando volví a casa lo primero que le dije a mi madre fue que me iba a Madrid para ser actriz; a la semana siguiente estaba allí con el dinero que había conseguido vendiendo mi moto. Hice varios cursos de teatro, me empapé del método Stanislavsky y empecé a conseguir pequeños papeles.

—¿Hubo algún papel que dejó marca en tu vida?

—Los papeles que más me impactaron fueron los que vi interpretar a otras actrices, los que leí, los que soñaba encarnar: Ana Karenina, Yerma, La gata sobre el tejado de cinc, Un tranvía llamado deseo… los personajes femeninos de Chejov, de Tenesse Williams. Pero yo era joven y sin experiencia y el mundo de la farándula no es más fácil que el de las letras. Será que me gustan los retos.

—¿Qué piensas del amor? ¿Crees en los amores a primera vista?

—Creo en el amor a primera vista igual que creo en la amistad a primera vista. Es un feeling, una conexión que se establece entre dos personas más allá de la razón, y la intuición no suele fallar. Que dure toda la vida o un tiempo determinado es una consecuencia de la evolución personal y las circunstancias, que no siempre nos llevan por el mismo camino. En las distintas etapas de nuestra vida podemos necesitar cosas diferentes.

—¿Consideras indispensable vivir en pareja?

—No todo el mundo está hecho para vivir en pareja. Hay personas, como la Elena, de Nunca fuimos a Katmandú, que tienen claro que están mejor solas. La vida en pareja es el ideal que nos han vendido siempre, pero no es indispensable, a veces, ni siquiera es lo más conveniente. Cada cual debe encontrar su propia manera de vivir, no hay opciones mejores ni peores.

—Y ahora, pasando al terreno literario, ¿cómo fue esa transición hacia la escritura?

—He escrito durante toda mi vida. Creo que lo primero que escribí siendo muy niña fue una poesía que le dediqué a mi madre. A los catorce años tuve la osadía de escribir una novela, a los dieciséis envié otra a un concurso y me la devolvieron con una amable carta de agradecimiento, ¡jajaja!. Siempre he escrito: relatos, poesía, teatro. Soñaba con retirarme algún día a una casita en la playa y dedicarme a escribir, pero estaba demasiado ocupada con otras cosas. Hasta que tras mi regreso a Barcelona, en una reunión con antiguas compañeras del colegio, varias de ellas me recordaron que yo era “la escritora” del cole. Entonces fue cuando me planteé empezar a escribir seriamente. De eso hace ahora cuatro años.

—He leído tus cuentos, realmente excelentes, todos tienen un toque humano, sensible, además de estar muy bien escritos, ¿tuviste que tomar algún curso o taller de literatura antes de escribir tu novela Nunca fuimos a Katmandú? ¿De dónde te viene esa vena de escritora? ¿De tu vida? ¿De tu experiencia?  Lo que he leído de la novela me ha parecido sencillamente genial.

        Lola me  mira y sonríe, se acomoda en el sofá y Lluna al lado de ella hace exactamente lo mismo. Me preparo para escuchar una explicación, que intuyo, es muy interesante.

—Si te digo la verdad, los cursos los hice después de haber escrito y entregado a la Agencia de Sandra Bruna Nunca fuimos a Katmandú, y me sirvieron para corroborar lo que ya había hecho de una forma intuitiva. No quisiera que esto sonara pretencioso, pero creo que como en cualquier expresión artística, el artista nace, no se hace; después se puede formar, ayudarse con la técnica y aprender de la experiencia de otros, pero si no tiene dentro esa semilla de creatividad, esa cualidad especial, nadie podrá dársela; aprenderá la teoría, incluso a escribir correctamente, pero nada más.
¿De donde me viene la vena de escritora? Supongo que de la necesidad de expresarme, de sacar lo que llevo dentro, y de haber disfrutado durante toda mi vida de la compañía de los libros y la palabra escrita.

—¿Piensas que para escribir se necesita haber «vivido»? sin embargo, hay escritores sumamente jóvenes, tal es el caso de Rafael Martín Masot, por ejemplo, miembro del portal El Recreo, sitio donde nos conocimos…

—Siempre me ha sorprendido y admirado que personas tan jóvenes como Rafa sean capaces de escribir tan bien. Creo que en este oficio la experiencia es un grado, y también la serenidad que proporciona la edad. Yo no me veo hace treinta años pasándome horas encerrada  ejerciendo  una labor tan solitaria y concentrada como la de desarrollar una historia; tampoco habría sabido qué contar ni cómo; tenía que vivir, gozar, sufrir y amar para poder contarlo. Claro que mis novelas son muy de sentimientos. Quizá otros géneros requieran más de la imaginación e inventiva que caracteriza a los jóvenes.

—¿En qué te inspiraste para escribir Nunca fuimos a Katmandú?

—En las mujeres que veía a mi alrededor, en recuerdos de la Barcelona de mi adolescencia, en esos sueños que se nos quedaron por el camino, en la idea de que las historias de mujeres que han superado la cincuentena (cincuentañeras, las llamo yo) pueden ser tan interesantes como las de las veinteañeras o treintañeras que están tan en boga. En el deseo de ensalzar la figura de una mujer que sigue siendo joven, atractiva, que tiene ilusión y ganas de vivir y además  la ventaja de la experiencia, que sabe lo que quiere y se siente segura de sí misma.

—¿Disfrutas en las presentaciones?

—Ahí sí que me sale mi vena de actriz, jajaja. Me siento en mi salsa. Disfruto hablando de mi novela, transmitiendo esa filosofía de vida que se refleja en ella. Me encanta esa conexión, esa complicidad que se establece con el público y que acaba muchas veces en un coloquio desenfadado y divertido, como si estuviéramos en una reunión informal  charlando de nuestras cosas.

—Ya sabemos la crisis por la que atraviesa el mundo editorial, y sin embargo, tu agente Sandra Bruna, apostó por ti, Viceversa aceptó la novela y ahora está en todos lados, ¿Por qué, supones tú escogieron el tema de tu novela?
—El women fiction, el chick lit, y en general,  la literatura escrita por mujeres y que cuenta historias de mujeres está de moda, siempre hay hueco para una novela de esas características y un público interesado en leerla. No quisiera crear polémica, pero parece ser que las mujeres leemos más que los hombres y nos gusta vernos reflejadas en las historias que nos cuentan. Y los profesionales del mundo editorial eso lo saben muy bien y detectan enseguida qué novelas  pueden interesar a los lectores.
Debo decir, no obstante,  que muchos hombres han leído Nunca fuimos a Katmandú y también les ha gustado mucho.

—¿Qué ha sido lo mejor que te ha sucedido desde que empezaste a publicar?

— Todo lo que me ha pasado desde que Nunca fuimos a Katmandú llegó a la Agencia de Sandra Bruna ha sido maravilloso. Primero, que aceptaran representarme, después, que la novela le interesase a Viceversa, ver el libro en las librerías es el summun para un escritor, la aceptación que ha tenido y sigue teniendo entre los lectores, el continuo feed-back que recibo a través de emails y comentarios, poder dedicarme solo a escribir y “llevar vida” de escritora es un sueño hecho realidad. No puedo destacar un hecho en particular, esta novela ha cambiado mi vida y no ha dejado de darme satisfacciones. Y siguen sucediendo cosas, no pasa un solo día que no tenga un nuevo motivo para sentirme feliz.

—Por una de las entradas en tu blog, me he enterado de que ya tienes otra novela en ciernes, ¿podrías adelantar un poquito de qué se trata?

—Bueno, todavía estoy muy centrada en Nunca fuimos a Katmandú y no me gusta adelantar acontecimientos, pero te voy a dar una primicia, jeje, es la primera vez que hablo de ello: mi nueva novela se titula Habana Jazz Club, y cuenta la historia de una cantante de jazz cubana y sus vicisitudes desde que viene al mundo en La Habana, recién estrenada la revolución, las circunstancias la llevan hasta  Madrid y recala por fin en Barcelona.

—Existen miles de blogs de escritores, muchos de ellos con verdaderas ansias de escribir.  Algunos lo hacen realmente bien, pero no han tenido la oportunidad de ser aceptados por agentes o editoriales.  ¿Tienes alguna idea del porqué sucede eso? ¿Te atreverías a dar un consejo sincero a los que tienen las expectativas de publicar algún día?

—Creo que la era tecnológica que estamos viviendo ha propiciado que mucha gente se anime a escribir y hay infinidad de escritores con talento, pero ni Agencias ni Editoriales pueden absorber todo el material que se les ofrece, y menos en un momento de crisis como este. A veces da la impresión de que hay tantos escritores como lectores. Los profesionales del medio tienen que afinar mucho aún a costa de verse obligados a rechazar obras que en otras circunstancias hubieran tenido mejor suerte.
Por eso, yo les diría a quienes sueñan con publicar algún día, que no se desanimen, que a lo mejor no es el momento para ellos pero que si creen en su obra algún día lo conseguirán. Que sigan escribiendo y aprendiendo, que sigan luchando. Al fin y al cabo, escribimos porque no podemos vivir sin hacerlo, y eso nadie nos lo podrá quitar jamás.

—Dime, Lola, cómo es el día de una escritora como tú. ¿Eres metódica? ¿Sigues algún horario? —Lola lanza una mirada traviesa y cambia de posición, me fijo en sus leggins y la camiseta escotada.  Definitivamente es una mujer con sex appeal. Se me ocurre preguntarle algo al respecto— ¿Te consideras una mujer atractiva? ¿Tu novela se basa en alguna experiencia o sentimiento personal?

—Bueno, Blanca, vamos por partes que me has colado un montón de preguntas en una, jajaja. Mi día a día yo lo definiría como relajado, nunca en mi vida había gozado de una sensación de tranquilidad como la que disfruto ahora. Nada ni nadie me atosiga, voy a mi ritmo pero trato de organizarme y escribir todos los días, generalmente por las mañanas; tampoco pasa un solo día sin que lea al menos unas páginas de un libro. El resto del tiempo lo dedico a vivir, a aprender, a absorber la vida a mí alrededor y anotar ideas.

¿Si me considero atractiva? Bueno, cuando se llega a cierta edad la belleza empieza a estar más por dentro que por fuera, jajaja. Lo que sí puedo decirte es que me gusto mucho más a mi misma que cuando no era más que una niña bonita sin mucho que ofrecer. Pero siempre he sido coqueta y me gusta cuidarme y dar una imagen lo más grata posible. Otra ventaja de la edad es que aprendes a sacarte partido, a resaltar tus cualidades y minimizar tus defectos.

Blog oficial de "Nunca fuimos a Katmandú"En cuanto a la novela, más que vivencias personales hay sentimientos de los que he tirado para ver hasta donde llevaban a los personajes, alguna anécdota como semilla de una situación determinada, filosofías personales puestas en boca de uno u otro personaje. Pero a saber qué es verdad y qué es mentira. Creo que todos los escritores ponemos cosas nuestras en lo que escribimos, aunque solo sea nuestra personal percepción del mundo.

—Ay, Lola, tus respuestas son toda una lección de vida… Estoy segura de que tus fans bloggeros disfrutarán con tus secretos. Te dejo vía libre para que les dediques unas palabras, las que tú quieras.

—Lo único que puedo decirles es que nada de lo que estoy viviendo ahora hubiera sido posible sin ellos, sin su apoyo, sin su estímulo, sin ese cariño que traspasa los bits de esta pequeña pantalla. Un GRACIAS muy grande a tod@s y espero seguir contando con ell@s por mucho tiempo.

—Muchísimas gracias, Lola, por recibirme en tu casa, ha sido una conversación inteligente, muy interesante y el lugar, encantador.


Yo también he disfrutado mucho con tus preguntas, Blanca. Sabes hurgar en el alma de los demás para que se abra para ti. Muchas gracias.

Para saber más de Lola Mariné y su obra:

Agencia Literaria Sandra Bruna: http://www.sandrabruna.com/

28 comentarios:

  1. Blanca y Lola dos escritoras y una magnífica entrevista. GRACIAS Un beso a las 2

    ResponderEliminar
  2. Así es: LA EXPERIENCIA ES UN GRADO, este sería el subtítulo que pondría de la entrevista.

    Estupenda sintonía entre Lola y tú. Enhorabuena a ambas.
    Besos,
    Mián Ros

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante, he disfrutado con la entrevista, y sobre todo con la faceta de actriz de Lola, porque en la de escritora ya la conocemos más.
    Felicidades y abrazos a ambas.

    ResponderEliminar
  4. Una entrevista muy amena y orginal, que se sale de los tópicos y que muestra por ambas partes serenidad y profundidad, y amor hacia la vida. Genial. Besos a las dos.

    ResponderEliminar
  5. Muy buena entrevista, Blanca, asi me he acercado un poco mas para conocer y entender a esta escritora que admiro, tanto como a ti. Gracias por esta entrega y muchas felicidades a las dos por lograrlo.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Blanca. Fue una entrevista estupenda y disfruté mucho respondiendo a preguntas diferentes y profundas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. ¡Me ha gustado mucho la entrevista Blanca!

    Dos grandes escritoras, sin duda.

    Por cierto Lola, ya tengo tu libro.

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  8. Muy buena la entrevista.Lei tu novela" La hija de Hitler", y me gusto mucho. Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias por acercarnos un poco más a Lola.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. No es por quitar méritos, ni mucho menos, pero no resulta complicado hacerle una entrevista a Lola. Lo cuenta todo sin tapujos, con detalles y disfrutando de todo lo que dice.
    Muy bien sonsacados todos esos secretillos, incluso el título de la nueva novela. Toda una señora primicia.
    Enhorabuena a Blanca y a Lola o viceversa (jeje, que gracioso soy)
    Un beso a las dos y enhorabuena a Viceversa.

    ResponderEliminar
  11. Winnie, me contenta mucho que te haya gustado la entrevista.

    Mián: Buen subtítulo, tienes razón, y te digo algo: Lola sintoniza con todo el mundo, es increíble.

    ResponderEliminar
  12. Maribel,

    La parte actoral de Lola me tenía intrigada, y también la personal, así que sacié mi curiosidad. Si disfrutaste la entrevista, me doy por satisfecha.

    Gracias!

    ResponderEliminar
  13. Eso, Sergio, por ambas partes serenidad y profundidad, ¡cómo me gustó eso!

    Espero que a Lola también.

    Besos!

    ResponderEliminar
  14. Aquí estamos, Vicsabelle, Lola y Blanca, aunque este es el momento de Lola Mariné, y Nunca fuimos a Katmandú, que pronto leeré completo.

    Besos y muchas gracias por pasar!
    Blanca

    ResponderEliminar
  15. Lola, yo quería entrevistarte desde antes de la publicación de tu novela, pero varios motivos lo impidieron. Esta vez me dí el gusto y creo que tus lectores no salieron defraudados al conocer más de ti.

    Muchos besos y gracias,
    Blanca

    ResponderEliminar
  16. Miguel Ángel: Gracias por pasar y sé que la novela te va a gustar.


    Montse: Tienes un blog precioso. Muchas gracias por leer mi novela.

    Gracias a ambos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  17. Hola Cantares, la entrevista fue todo un gustazo, me alegra que la hayas disfrutado.

    Besos!

    ResponderEliminar
  18. Jopsep Capsir:

    Entrevistar a una mujer inteligente no es ningún problema, Josep. Me ha gustado tu juego de palabras: Viceversa.

    Abrazos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  19. Amigas Blanca y Lola mis felicitaciones a las dos por la entrevista y las respuestas.
    Un placer grato visitar y leer tu blog amigo.

    Abrazos de MA para las dos desde Granada.

    ResponderEliminar
  20. Muy buena entrevista. Qué lindo que dos mujeres talentosas se encuentren de este modo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Fantástica entrevista, Blanca!! Te has colado en casa de Lola para regalarnos una charla de lo más interesante entre ambas.

    Mis felicitaciones también a Lola, me ha gustado mucho saber más de ella a través de las certeras preguntas.

    Un abrazo para las dos.

    ResponderEliminar
  22. Una entrevista muy amena, donde se siente ese lazo entre entrevistador y entrevistado. Enhorabuena a ambas, y de paso conocí otra escritura, a la cual no tengo el gusto de haber leído, pero lo haré. Creo que saber escoger el título de una obra, ya es una buena llave para entrar a verla, y estas llaves me parecieron golosas.
    Besos a ambas.

    ResponderEliminar
  23. Blanca, me olvidé decirte que comenté tu entrevista y puse un enlace en el blog de la novela: http://nuncafuimosakatmandu.blogspot.com.

    Besos

    ResponderEliminar
  24. Grcias, Ma, las respuestas están buenísimas, ¿no?

    Besos!

    Dondelohabredejado, bienvenida al blog, gracias por lo de mujeres talentosas, en lo que a mí concierne, Lola se lleva el premio.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  25. Así es Armando, Lola me abrió las puertas de su casa y la pasamos genial.

    Mimosa: Mi casa es tu casa, regresa cuando quieras, la entrevistada fue la clave. Lola es muy especial.

    Gracias por sus comentarios!
    Besos,
    Blanca

    ResponderEliminar
  26. Ya voy para allá, Lolita, eso no me lo pierdo, ja, ja,

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  27. Blanca, felicidades, nos dejas entrever las maneras y afciones de Lola Mariné

    Abrazos gatunos.
    Sergio Astorga

    ResponderEliminar
  28. Gracias, Sergio, como te habrás dado cuenta Lola sabe responder secretos: dice solo lo que debe. Lo demás, es imaginación tuya, ja, ja,

    Blanca

    ResponderEliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.