jueves, 27 de julio de 2017

ANACAONA, de Jordi Díez. Una opinión.

Hablar de las novelas de Jordi Díez significa un compromiso para mí. No porque sus novelas no sean buenas y me sienta obligada a dar una opinión favorable, es porque él es un excelente lector y crítico —las muestras están en las incontables reseñas que tiene en su blog Mis Últimas Lecturas— de manera que ya solo hablar de uno de sus libros es para mí todo un honor, pues en cuanto a opiniones él deja el listón muy alto.
Hoy hablaré de su más reciente publicación: ANACAONA. Supe en cuanto la leí que no sería una novela al estilo El péndulo de Dios sino más bien en la línea de su primera novela La virgen del Sol, un libro que me cautivó porque es diferente de los libros que se han escrito ambientados en la época del imperio incaico. Sin embargo Anacaona es diferente. En esta novela Jordi Díez tal vez por estar inmerso en el lugar de los acontecimientos se muestra particularmente emotivo. Se puede sentir en sus páginas: una historia relatada a través de los apuntes de un monje que formó parte del descubrimiento de la actual Ahití y República dominicana, y que de manera fidedigna da a conocer los infaustos días y, por qué no, los también gloriosos momentos de las gentes que habitaban esa isla, la más grande del mar caribe ahora divida en dos.  Fue el primer lugar adonde llegó Cristóbal Colón y la primera capital de España en el Nuevo Mundo: Santo Domingo.
Aunque la reina Anacaona  forma parte importante de la novela, hay un personaje que según mi opinión es absolutamente relevante: Caonabó. Un cacique indio (como Colón llamaba a los habitantes de las tierras descubiertas) valiente, guerrero, viril, imbatible, un líder de su pueblo y de las tantas tribus que vivían en la Ahíti de la época, que se atrevió a enfrentarse a los españoles. Quedé enamorada de Caonabó.
Pero Anacaona, la novela, no se trata únicamente de conquistadores y vencidos, aunque hay partes que parten el alma, debido a la exquisitez  narrativa del autor que por momentos hacen tan vívidas las escenas como si uno estuviera allí, frente a ellos, como testigo de primera mano sufriendo, gozando y riendo con ellos; se trata, como decía, de conocer, de comprender a los seres humanos en una época en la que tanto la conquista como la lucha por no ser conquistados formaba parte de la cotidianidad de las vidas de los seres que poblaban la Tierra. El mundo está formado basado en conquistas,  desde los romanos pasando por los musulmanes, los vikingos, españoles y también entre las civilizaciones americanas precolombinas, así que no voy a caer en prejuicios “anti-tal” un prefijo que se usa en exceso cuando se trata de reivindicar pueblos caídos bajos yugos extranjeros.  Se trataba de la sobrevivencia del conquistador o del pueblo conquistado, de sus maneras de pensar y ver la vida, de sus acciones valientes y de sus bajezas, de uno y otro bando, porque en todos lados se cuecen habas.
Creo que esta novela es una de las mejores que he leído de Jordi Díez, se nota en ella madurez en sus letras, en el detalle, en los sentimientos y también en el uso del lenguaje. 
La portada merece un renglón aparte. Sobria, con fondo oscuro, sin imágenes de paisajes que puedan desvirtuar el rostro de la mujer que parece decirnos: "esta es mi historia".

Felicitaciones  al autor, espero seguir gozando de sus obras.

miércoles, 5 de julio de 2017

Hay lectores para todo tipo de libros




Hay lectores para toda clase de libros, a algunos les encanta vivir las fantasías de Tolkien y cualquier libro similar será su favorito; otros preferirán las biografías por considerarlas reales, especialmente si tratan de personajes que han formado parte importante de la historia de la humanidad. Habrá quienes se decanten por las novelas de espías, que son un término medio entre la ficción y la realidad, pues los peligros e intrigas gubernamentales siempre van asociados a las tramas que se tejen en ese tipo de novelas, mientras a la mayoría de las mujeres y a muchos hombres también, les fascina leer novelas románticas. 


También tenemos las de cienciaficción, género que 
tiene muchísimos seguidores, aunque a veces la trama se torne repetitiva, como el fin de la Tierra, la invasión extraterrestre, la búsqueda de nuevos mundos..., pero es algo inevitable, ¿y las novelas históricas? ¿A quién no le gusta vivir aventuras en tiempos remotos, en la Baja Edad Media, incluso mucho antes, cuando todavía no existían civilizaciones como las que conocemos?

El lector es exigente. Sea cual sea el género que elija leer debe sentirse conectado con una especie de realidad virtual, no tengo otra forma de llamarla. Debe creer que lo que está leyendo es posible y hacerse cómplice del autor. Puede estar leyendo un hecho que en la vida real le resultaría inverosímil y hasta risible o ridículo, pero en el contexto de la historia que el autor del libro relata, para él será perfectamente creíble, hasta el punto de angustiarse, odiar, sobresaltarse y sentir curiosidad por saber qué sucederá después.

Confieso que una parte de mis libros trata esa parte de la mente que se deja llevar por la ficción que roza lo increíble. Me gustan el misterio, la intriga, la magia que está intrínsecamente unida a nuestra mente y que debemos conservar en nuestro ADN desde tiempos inmemoriales. Esa parte oscura y misteriosa que nos proporciona cierto grado de temor pero a la que invariablemente nos sentimos atraídos.





Y cuando digo todo esto es porque algunos comentarios que recibo tanto en Amazon como por correo lo plantean. Ya en "El legado" incursiono en el mundo esotérico de Erik Hanussen, el astrólogo de Hitler, y en "Amanda" hablo de un talismán. También se refleja esa predilección por lo misterioso en algunos de mis cuentos, pero donde en definitiva doy rienda suelta al tema es en la trilogía "El manuscrito".

Leí un comentario en alemán en la versión en ese idioma de "El secreto, Manuscrito 1". Es corta, pero contundente:


No soy alguien a quien le gusta las acciones inverosímiles. Y las acciones en este libro son un poco extrañas, inverosímiles. Pero está tan emocionante y bien escrita que puedo recomendar de todo corazón a cualquiera allí. Un libro muy bueno!
Original en alemán:
Ich bin niemand der unglaubwürdige Handlungen mag. Und die Handlungen in diesem Buch sind etwas seltsam, unglaubwürdig. Es ist aber so spannend und gut geschrieben, dass ich es jedem aus vollem Herzen empfehlen kann.
Ein wirklich gutes Buch!

Es más de lo que cualquier escritor desearía escuchar de su libro. Sé que la idea de un manuscrito cuyo contenido desaparezca y vuelva a aparecer y, que, además, diga lo que ocurrirá en el futuro y cuente el pasado es traída de los cabellos, pero es lo que hice. Y la verdad, estoy muy satisfecha con esta trilogía. Es la que me ha abierto muchas puertas, pese a que anteriormente ya había entrado al mundo editorial con novelas de contenido tradicional. Creo que el secreto para que se haya vendido tanto consiste en contarla de manera sobria, sin hacer alarde de la magia que conllevan sus páginas. Es una historia que uno piensa podría ocurrirle a cualquiera.

Y tú: Si encontraras un libro con la historia de tu vida, ¿leerías el final?

¡Hasta la próxima, amigos!