lunes, 14 de agosto de 2017

¿Cómo escribir un bestseller? Una clase maestra de Marcos Chicot

Existen infinidad de blogs de escritores y no escritores que aconsejan cómo vender más libros, cuál es la mejor estrategia, por qué eligieron esto o aquello. Creo que lo que al final dará credibilidad serán los resultados obtenidos.

No se puede decir cómo vender o a qué precios poner los libros cuando lo que se venden son cinco libros mensuales, por decir una cifra mínima; así como tampoco el autor tendrá credibilidad si ninguno de sus libros ha llegado a ser un súper ventas, pero veo con cierto grado de asombro que hay blogs en donde no se desperdician palabras para aconsejar y cuando vas a buscar al autor en Amazon sus libros son inexistentes en las listas. Y lo más asombroso es que hay personas que parecen estar de acuerdo con sus tácticas. ¿Será que resultan? No lo sé. al menos no parecen ser muy efectivas. Creo que los autores deberían de aconsejar si su experiencia ha tenido resultados positivos, de lo contrario es crear más confusión en un renglón que ya está más que saturado de opiniones contradictorias.

Hay autores de libros de autoayuda que aconsejan cómo tener éxito y su propio libro está en el puesto 2.541.391. ¿Tiene algo de coherencia? Definitivamente no. sin embargo sí hay escritores a los que vale la pena escuchar, es el caso de Marcos Chicot, finalista del Premio Planeta 2016 por su novela El asesinato de Sócrates La Hermandad  entre otras, sin dejar de mencionar a El asesinato de Pitágoras, Premio de la Cultura Mediterránea 2015 a la mejor novela publicada en Italia y es el ebook en español más vendido en el mundo desde 2013.

Marcos Chicot dictará un curso denominado: "Cómo escribir un bestseller" al que creo que valdría la pena asistir, pues es indudable que sabe cuáles son los secretos para convertir una novela en superventas, o al menos mejorar las que ya tengan escritas. Aclaro que no soy vocera de Marcos Chicot, simplemente me enteré de esta iniciativa a través de Twitter y lo que hago es difundirla porque me parece que deben de haber muchos escritores ansiosos por aprender alguna técnica para transformar sus novelas en auténticos bestsellers.

Hay muy buenos escritores entre los independientes que con un poco de ayuda y conocimiento de ciertas técnicas tendrías sus novelas mejor presentadas. Hay otros, en cambio, que ni con los mejores maestros podrían transformar sus libros en algo medianamente pasable. Eso lo dejo al criterio de cada cual. Lo único que se me ocurre decir es que no esperen milagros. Marcos puede darles muy buenas ideas, pero no talento. El talento en innato o se adquiere con la experiencia tras años de aprendizaje. Una mala historia será mala aunque esté muy bien escrita.

Eso es todo por hoy, amigos, ¡hasta la próxima!


jueves, 10 de agosto de 2017

En cuestión de libros: ¿Eres barato o eres diferente?

Cuando en 2011 empecé a publicar en Amazon puse los precios de mis libros a US$ 0.99 porque era una práctica extendida entre los que empezaban a utilizar esa plataforma. Tomábamos el ejemplo de los norteamericanos que vendían enormes cantidades al precio mínimo y en buena cuenta, para ese momento fue una buena idea, porque yo deseaba que me leyeran, que mis libros se conocieran y logré mi objetivo.

Los tiempos han cambiado. Hoy vender a US$ 0.99 es un error de táctica. Hoy el precio mínimo se está situando en US$ 2.99 y la explicación es muy simple y abarca varios parámetros:
  1. Los lectores se han acostumbrado a que la lectura digital es tan valiosa (siempre y cuando el libro lo amerite) como el libro impreso. Es decir, tiene el mismo número de caracteres, la misma historia, no es una edición reducida como algunos pensaban, por lo tanto están mejor dispuestos a invertir un par de dólares más en la compra de un contenido digital.
  2. Debido a la enorme cantidad de obras subidas a Amazon hay mucho dónde escoger, incluyendo libros gratis, que en su mayoría no son muy buenos, con honrosas excepciones como los primeros números de las sagas que están tan de moda y que sirven para enganchar al lector. Esta variedad de títulos hace difícil dilucidar cuál libro puede ser mejor que otro. El lector entonces, opta por el camino más conocido: "Es barato, sí. Pero debe de ser malo". 
  3. Para este momento ya hay muchos lectores defraudados, incluyéndome.  Ahora prefiero comprar libros que ronden los US$ 4.00; o lo que es lo mismo en idioma gringo: US$ 3.99.
  4. Existe otro criterio o diría mejor, percepción: "Si el libro de un autor conocido tiene un precio demasiado bajo es porque: la edición no es muy buena, o es el peor de sus libros, o quién sabe qué misterioso motivo llevó a que lo ponga con un precio tan bajo". A lo largo de estos años los lectores ya tienen experiencia en la compra de libros, conocen más a los autores y han leído sus obras, y el próximo libro que lance, aunque esté con un precio un poco más elevado, lo comprarán, tomando en cuenta la brecha diferencial que aún existe entre un contenido digital y uno impreso.
  5. Por último está el factor económico: ¿a quién no le gusta ganar al menos dos dólares por libro vendido? Escribir, promocionar, y estar presente en las redes es un trabajo como cualquier otro, por lo tanto esperamos recibir alguna compensación. El que unos lo hagan mejor que otros, como en todo oficio, ya es cosa de cada cual y serán los lectores quienes decidirán si vale la pena comprar más libros del mismo autor.
Los lectores rara vez se fijan o les interesa si el escritor ha publicado a través de una editorial o si es independiente. Es más, creo que ni siquiera saben que en Amazon se venden libros publicados directamente. Ellos lo que buscan es un buen libro para leer, y si tienen un Kindle, un libro para descargar. El atractivo del formato digital es que en comparación de un libro impreso el precio juega un factor determinante, pero no debe ser tan barato que despierte sospechas, ni tan alto que se equipare a la versión impresa. Así que mi mejor consejo después observar el mercado literario digital, es evitar en lo posible vender los libros al precio mínimo permitido.

Hay un artículo muy interesante AQUÍ al respecto.

¡Hasta la próxima, amigos!

martes, 8 de agosto de 2017

De bestsellers, promoción y otras cosas

No sé de qué depende figurar en la lista de los bestsellers de Amazon. Todavía no logro descubrirlo a pesar de que por lo general mis libros llegan a exhibirse en la dichosa lista. Tampoco sé si los lectores saben de su existencia; supongo que sí, al menos deben ver la lista general que aparece en el lector Kindle. Esta acotación viene como consecuencia de la enorme cantidad de novelas románticas eróticas que copan la lista. En la que me fijo de vez en cuando es en la de amazon.com la que por mi zona geográfica me corresponde y donde más vendo.

Hoy pasé por allí y vi "La lista", mi última novela, luchando por hacerse un lugar entre otras con títulos como: "Déjame compartir tu vida"; "La hija sorpresa del multimillonario"; "Los mellizos no deseados del multimillonario"; "El bebé no deseado del multimillonario; "El bebé inesperado del seductor multimillonario"; "El bebé no deseado del multimillonario Alfa"; "Los trillizos del multimillonario", "Multimillonario desenmascarado"; y no conforme con tantos multimillonarios además, cada novela es una saga. También hay títulos como "El billonario impulsivo"; "La proposición del novio billonario" y "El insólito deseo del príncipe billonario", entre otros.

A este paso voy a llegar a pensar que los o las lectoras de Amazon solo andan en busca de novelas que tratan de enormes fortunas, eso sí, con mucho erotismo y sexo explícito, una tendencia que ya tiene varios años desde las 50 Sombras.

Es una verdadera lástima que se pierdan entre este laberinto de multimillonarios novelas espectaculares como por ejemplo "El Alano" o "Anacaona"; un par de novelas históricas que merecen más atención. Y si se trata de thrillers una novela que me parece estupenda: "A la captura del Shadowboy", o también otras con suficiente calidad como "Ángeles del Nuevo Mundo", la leí y me pareció interesante, aunque un poco corta, pero tiene una segunda parte: "La Unión de dos continentes", aunque me temo que por el título espantará a los acostumbrados a elegir novelas de multimillonarios o eróticas. Hay libros muy interesantes que combinan el espionaje con los hallazgos científicos, como "Pandemia selectiva", o los que mezclan la intriga y la novela negra como "Ortodoxia", que no tienen oportunidad de encabezar estas listas, y sin embargo son excelentes opciones, que enriquecerían la lista de los más vendidos de Amazon. No tengo nada en contra de una buena novela romántica, al fin y al cabo en toda novela existe una historia de amor, pero de ahí a esos títulos descaradamente comerciales, hay mucha distancia. Algunos autores se salvan, como José Vicente Alfaro con "Bajo el cielo de los celtas" y Enrique Laso con su serie de Ethan Bush que ha calado entre los amantes de la novela negra, pero con muy raras y fugaces excepciones libros que realmente son buenos jamás tendrán la oportunidad de escalar posiciones porque, además, las escritoras de novela romántica lanzan un libro tras otro cada dos por tres y todos los libros van directamente a los primeros lugares el primer día de publicación. En fin...

Quería hablar un poco acerca de los grupos que se forman en Twitter. Como ya una vez mencioné, me parecen absolutamente inútiles. La multiplicidad del retuiteo no es efectiva, lo comprobé yo misma cuando por un corto tiempo formé parte de uno de ellos. Lo único que se consigue es copar Twitter con una  máquina reproductora del mismo anuncio. Sé que la mayoría piensa que en la repetición constante está el éxito de una promoción, pero creo que no es así. Yo prefiero tuitear en solitario. Sé que mis avisos son retuiteados pocas veces y lo prefiero, porque de lo bueno poco. Agradezco, eso sí, a los amigos que se dan el trabajo de hacer un Tweet y no limitarse a hacer RT.  Es muy cómodo retuitear. Los que se dan a la tarea de elaborar avisos ingeniosos para otros merecen una entrada aparte.  A veces recibo mensajes directos pidiéndome que los ayude a promocionar su libro a cambio de retuits. Yo lo hago de buena gana, y en ocasiones elaboro imágenes para ellos, pero esos mismos personajes al cabo de un tiempo ni se acuerdan de mis libros. En las redes es muy importante la reciprocidad. No esperen que yo los promocione eternamente a cambio de nada, porque mi tiempo también es muy valioso.

Creo que el sistema de simple anuncio en Twitter, Facebook o cualquier otro sitio gratuito no funciona. No porque sean gratuitos sino porque para promocionar hace falta creatividad, no repetir inútilmente lo que ya todos los que frecuentan esos sitios conocen. También hay "gestores" o "promotores" que a cambio de cierta cantidad se dan a la tarea de promocionar de igual manera a como lo haría el propio autor sin ninguna clase de resultado. Los avisos pagados en Facebook tampoco incrementan las ventas de libros, eso dicho por un escritor que vende mucho, pero no gracias a pagar a promotores. Sin embargo, hay algunos bastante efectivos, no sé en cuanto a cifras, pero creo que en lo que se refiere a creatividad es un buen ejemplo Pedro Araque y su Libretería. Tiene una Web atractiva, me consta que se da el trabajo de leer a los autores, hace unos análisis extraordinarios, en suma es un buen lector y sus ideas de marketing son también estupendas, repito, no sé sus cifras ni si lo que allí se promociona ayuda a vender los libros, pero es una web fantástica. Mención aparte se merece Fernando Cotta Pollo, el creador de Barrio de Letras, un sistema muy original ideado por él que me parece tiene mucho futuro. Vale la pena que se pasen por allá, especialmente los que tienen libros publicados en papel y viven en España.

¿A qué me refiero cuando digo "creatividad"?  A algo que muchos autores no toman en cuenta y es a crearse una MARCA, y a partir de allí empezar su campaña. Para crearse una marca se requiere antes que nada contar con un grupo de buenas novelas, bien escritas, revisadas y, si es posible, con muy buenas portadas. Una vez que los lectores se familiaricen con el nombre del autor buscarán sus libros porque les dejó un recuerdo imborrable. Lo mismo sucede con nosotros como lectores. Cuando leo a un buen autor tomo nota mental para volver a leer otro libro suyo. ¿Y cómo debe ser esa marca?, muy sencillo: el simple nombre. Mi marca es Blanca Miosi. He trabajado en ella desde que empecé a publicar. No utilizo seudónimos ni nicks en las redes sociales, de esa manera soy fácil de ubicar.

Otro punto importante es la manera de presentar nuestros libros. Jamás se me ocurriría decir: "No dejes de leer esta novela trepidante..." No. No. No. el autor no debe autocalificar su propia obra. Es mejor dar una somera explicación (Twitter nos ha amaestrado en ese sentido) y utilizar los hashtags.
Ejemplo:
La búsqueda: Una vida, Una historia. Un bestseller. #Historia #Thriller Aquíhttp://relinks.me/B005BVW0PG 
o:
EL SECRETO. Si un misterioso libro relatara tu vida, ¿te atreverías a leerlo hasta el final? http://rxe.me/GWLVSB
Es preferible siempre acompañar los avisos con imágenes atractivas, y jamás olvidarse del enlace. ¡Sigo viendo con asombro que hay muchos que solo ponen la imagen de la portada del libro y el título! Así no se captan lectores. En donde sea que promocionen deben dar todas las facilidades para que ese libro pueda ser accesible con un solo clic.

Este post ha sido demasiado largo. Espero que hayan llegado hasta el final. En otro traeré algunas otras ideas.

¡Hasta la próxima, amigos!


viernes, 4 de agosto de 2017

Crónica de mis días en Lima, 2017

Carlos Liévano
Carlos Liévano es el director de KDP (Kindle Direct Publishing), un joven dinámico y talentoso que se ha dado a la tarea de difundir la autopublicación en Amazon en los sectores que anteriormente no habían sido tomados en cuenta, es decir, en Latinoamérica.
Su llamada me cayó de sorpresa; me invitaba a participar en un taller que se iría a efectuar en Lima, Perú y, por supuesto, acepté encantada. Todo fue un poco intempestivo,  pero él es un hombre así, incansable, viaja mucho, antes de llegar a Lima, estuvo en reunión con los medios en México y Bogotá, y después de Lima iba a Chile y Argentina, así que lo que para él ya es rutina para mí constituía todo un acontecimiento.
El taller se llevó a cabo el día 13 de julio en el Hotel Belmont en Miraflores, y empezamos el día con una rueda de prensa para los medios peruanos, diarios y revistas principalmente, todo coordinado por la simpatiquísima y eficiente agente de publicidad Zoila Cabrera, quien nos mantuvo durante todo un día surtidos con un buen número de entrevistas.  Iniciamos el día con la rueda de prensa a las 9.00 horas y terminamos a las 21.00.
El taller básicamente consistió en explicar las bondades y beneficios de la autopublicación a través de la plataforma de Amazon y también de la participación en el 4to Premio Literario de Amazon para Autores Independientes, única entidad que se está tomando muy en serio a los autores que autopublicamos. 
Laksmi Miosi

Para mi sorpresa, tanto entre los periodistas como entre los escritores participantes hubo personas que me conocían por haber leído mis libros o porque me habían visto a través de las redes sociales. Fue muy agradable escucharlos.

Después del día 13 alargué mi estancia por unos días más para ver a la familia y a los amigos, y debo mencionar aquí que el jefe de mi sobrina Laksmi Miosi, el doctor Roberto Miranda, un abogado peruano conocido internacionalmente a quien entrevisté en La Hora Amazónica por ser el autor de “El expediente de Cristo” ofreció en mi honor
una fantástica cena en el Hotel Marriot de Miraflores. Todos los componentes de su bufete estuvieron presentes incluyendo su esposa y su hija, preciosas ambas.

Mención aparte se merece Roberto Miranda, un hombre carismático, educado, que me dejó una gran impresión por su don de gentes y por qué no decirlo, porque en persona es infinitamente más guapo que a través de la televisión y las fotos. Fue una velada encantadora de muy buena conversación.

Mis hermanos Fernando y Jaime, como siempre, se comportaron a la altura, Fernando me sirvió de guía en una ciudad que al paso de los años se muestra para mí casi desconocida. Y Jaime en medio de sus ocupaciones (es un hombre que lleva consigo cuatro celulares y habla simultáneamente por los cuatro), se dio tiempo para invitarnos a un almuerzo espectacular en un exquisito restaurante. Desde aquí mi agradecimiento a todos ellos, ¡un abrazo cariñoso a mi cuñada Jamileé por sus deliciosos almuerzos!

Como era de esperarse, ¡no podía regresarme sin pasar un buen rato con las chicas de la promoción del Juana Alarco de Danmert! Kelly Quiroz, Gladys Sánchez, Luisa Falcón, Norma Lastra, Vilma González, Teresa Arakawa, Juana Marina, Teresa del Águila, Carla Suárez, Zoraida Chinchay  y la anfitriona, mi querida Gloria Barrón.
Pero antes de eso, a mi querida hermana Gladys y a su esposo se les ocurrió que debía conocer el Morro Solar. Hay un Cristo que mandó hacer el expresidente Alan García, una lejana réplica del que hay en Pan de Azúcar en Río de Janeiro. Está situado en lo alto del Morro, que no es tan alto como aquel otro pero sí bastante empinado y con un peligroso camino rodeado de barrancos, sin muros de seguridad ni camino asfaltado. Obviamente estaba aterrorizada. Bajé del carro y llegué a pie hasta el famoso monumento. El camino de tierra y piedras y el viento inclemente unido al frío que empezaba a hacer al oscurecer, ocasionó que me presentara a la reunión en una facha indescriptible, como pueden ver en la foto. ¡Qué falta de glamour! Pero bueno, un recuerdo que ahora rememoro divertida.
Me reuní con las chicas en la acogedora casa en Barranco, un precioso distrito de Lima, donde vive Gloria y pasamos unas horas estupendas contando unos cuentos de terror que empezó Lucha Falcón, pues al igual que otras más de las presentes es enfermera (también había médicas), que corroboraban lo que ella contaba: que en la época en la que se iniciaron en la profesión, lo hicieron en los hospitales y clínicas antiguas de la

capital, en donde corrían una cantidad de rumores acerca de aparecidos, almas en pena, exorcismos, y pare de contar. Lucha nos hizo lanzar gritos de espanto unas cuantas veces cuando mencionaba a la niña que no tenía pies que se aparecía por todos lados, o a la puerta que se abría siempre a la misma hora hasta que el sacerdote, un padre que siempre estaba en el hospital presenció el evento y a golpe de exorcismo y agua bendita a diestra y siniestra, obligó a la puerta a no volverse a abrir más sin permiso, todo esto con la aprobación y los apuntes de la preciosa Kelly. Y qué decir de los cuentos que surgieron después, cada una de nosotras teníamos algo que contar y, por supuesto, no me iba a quedar atrás, recordé cuando mi madre quedó encerrada en el cementerio y a través de las rejas la gente la confundía con una muerta, y a sus gritos de auxilio se alejaban gritando despavoridos. Gritos y risas, tragos y bocadillos nos acompañaron hasta las tantas de la noche en que por desgracia tuvimos que despedirnos.  Fue una noche inolvidable. ¡Muchas gracias queridas amigas, son todas ustedes fantásticas!
Agradezco a Carlos Liévano por la invitación, pues si no hubiera sido por él y por Amazon seguro no hubiera viajado, y ¿saben una cosa? Me han quedado muchas ganas de regresar el próximo año para pasar un buen rato con las chicas, la familia y los amigos.

¡Hasta la próxima, amigos!

miércoles, 2 de agosto de 2017

SED DE VENGANZA ¿Qué piensa del sexo un niño?

¿Qué piensa del sexo un niño?

Los lectores saben que en mis novelas procuro dejar el erotismo a la imaginación del lector, creo que las escenas demasiado explícitas restan importancia a la esencia de la historia, sin embargo hay algunos que dicen que mis libros tienen un profundo erotismo velado. Lo acepto, justamente esa es mi intención. 

Sin embargo, hay libros en los que el sexo, más que el erotismo, es necesario y casi imprescindible para comprender con exactitud las emociones, los sentimientos, el sufrimiento y la degradación del personaje en algunos casos. Son escenas puestas para perturbar el ánimo, son parte integral de la historia y están más que justificadas, y es el caso de "Sed de venganza" de Freddy Piedrahita.

No escribo esto con el afán de incitar a leerla. Son reflexiones que me hago después de volver a pasar la mirada por sus líneas. El sexo descrito por él es crudo. Explícito. No obstante, es la única manera de entrar en la mente de un niño, un púber, un adolescente y un hombre. 

La evolución del personaje, su capacidad para separar abiertamente el sexo del amor, hizo que me preguntara muchas veces si el amor puro era una barrera para el sexo pleno.
Esta novela ha sido toda una revelación para mí y agradezco a Freddy por ponerla al alcance de todos.

Pueden conseguirla aquí: http://rxe.me/2ANXGR en todas las tiendas Amazon, en digital y en papel.