viernes, 4 de agosto de 2017

Crónica de mis días en Lima, 2017

Carlos Liévano
Carlos Liévano es el director de KDP (Kindle Direct Publishing), un joven dinámico y talentoso que se ha dado a la tarea de difundir la autopublicación en Amazon en los sectores que anteriormente no habían sido tomados en cuenta, es decir, en Latinoamérica.
Su llamada me cayó de sorpresa; me invitaba a participar en un taller que se iría a efectuar en Lima, Perú y, por supuesto, acepté encantada. Todo fue un poco intempestivo,  pero él es un hombre así, incansable, viaja mucho, antes de llegar a Lima, estuvo en reunión con los medios en México y Bogotá, y después de Lima iba a Chile y Argentina, así que lo que para él ya es rutina para mí constituía todo un acontecimiento.
El taller se llevó a cabo el día 13 de julio en el Hotel Belmont en Miraflores, y empezamos el día con una rueda de prensa para los medios peruanos, diarios y revistas principalmente, todo coordinado por la simpatiquísima y eficiente agente de publicidad Zoila Cabrera, quien nos mantuvo durante todo un día surtidos con un buen número de entrevistas.  Iniciamos el día con la rueda de prensa a las 9.00 horas y terminamos a las 21.00.
El taller básicamente consistió en explicar las bondades y beneficios de la autopublicación a través de la plataforma de Amazon y también de la participación en el 4to Premio Literario de Amazon para Autores Independientes, única entidad que se está tomando muy en serio a los autores que autopublicamos. 
Laksmi Miosi

Para mi sorpresa, tanto entre los periodistas como entre los escritores participantes hubo personas que me conocían por haber leído mis libros o porque me habían visto a través de las redes sociales. Fue muy agradable escucharlos.

Después del día 13 alargué mi estancia por unos días más para ver a la familia y a los amigos, y debo mencionar aquí que el jefe de mi sobrina Laksmi Miosi, el doctor Roberto Miranda, un abogado peruano conocido internacionalmente a quien entrevisté en La Hora Amazónica por ser el autor de “El expediente de Cristo” ofreció en mi honor
una fantástica cena en el Hotel Marriot de Miraflores. Todos los componentes de su bufete estuvieron presentes incluyendo su esposa y su hija, preciosas ambas.

Mención aparte se merece Roberto Miranda, un hombre carismático, educado, que me dejó una gran impresión por su don de gentes y por qué no decirlo, porque en persona es infinitamente más guapo que a través de la televisión y las fotos. Fue una velada encantadora de muy buena conversación.

Mis hermanos Fernando y Jaime, como siempre, se comportaron a la altura, Fernando me sirvió de guía en una ciudad que al paso de los años se muestra para mí casi desconocida. Y Jaime en medio de sus ocupaciones (es un hombre que lleva consigo cuatro celulares y habla simultáneamente por los cuatro), se dio tiempo para invitarnos a un almuerzo espectacular en un exquisito restaurante. Desde aquí mi agradecimiento a todos ellos, ¡un abrazo cariñoso a mi cuñada Jamileé por sus deliciosos almuerzos!

Como era de esperarse, ¡no podía regresarme sin pasar un buen rato con las chicas de la promoción del Juana Alarco de Danmert! Kelly Quiroz, Gladys Sánchez, Luisa Falcón, Norma Lastra, Vilma González, Teresa Arakawa, Juana Marina, Teresa del Águila, Carla Suárez, Zoraida Chinchay  y la anfitriona, mi querida Gloria Barrón.
Pero antes de eso, a mi querida hermana Gladys y a su esposo se les ocurrió que debía conocer el Morro Solar. Hay un Cristo que mandó hacer el expresidente Alan García, una lejana réplica del que hay en Pan de Azúcar en Río de Janeiro. Está situado en lo alto del Morro, que no es tan alto como aquel otro pero sí bastante empinado y con un peligroso camino rodeado de barrancos, sin muros de seguridad ni camino asfaltado. Obviamente estaba aterrorizada. Bajé del carro y llegué a pie hasta el famoso monumento. El camino de tierra y piedras y el viento inclemente unido al frío que empezaba a hacer al oscurecer, ocasionó que me presentara a la reunión en una facha indescriptible, como pueden ver en la foto. ¡Qué falta de glamour! Pero bueno, un recuerdo que ahora rememoro divertida.
Me reuní con las chicas en la acogedora casa en Barranco, un precioso distrito de Lima, donde vive Gloria y pasamos unas horas estupendas contando unos cuentos de terror que empezó Lucha Falcón, pues al igual que otras más de las presentes es enfermera (también había médicas), que corroboraban lo que ella contaba: que en la época en la que se iniciaron en la profesión, lo hicieron en los hospitales y clínicas antiguas de la

capital, en donde corrían una cantidad de rumores acerca de aparecidos, almas en pena, exorcismos, y pare de contar. Lucha nos hizo lanzar gritos de espanto unas cuantas veces cuando mencionaba a la niña que no tenía pies que se aparecía por todos lados, o a la puerta que se abría siempre a la misma hora hasta que el sacerdote, un padre que siempre estaba en el hospital presenció el evento y a golpe de exorcismo y agua bendita a diestra y siniestra, obligó a la puerta a no volverse a abrir más sin permiso, todo esto con la aprobación y los apuntes de la preciosa Kelly. Y qué decir de los cuentos que surgieron después, cada una de nosotras teníamos algo que contar y, por supuesto, no me iba a quedar atrás, recordé cuando mi madre quedó encerrada en el cementerio y a través de las rejas la gente la confundía con una muerta, y a sus gritos de auxilio se alejaban gritando despavoridos. Gritos y risas, tragos y bocadillos nos acompañaron hasta las tantas de la noche en que por desgracia tuvimos que despedirnos.  Fue una noche inolvidable. ¡Muchas gracias queridas amigas, son todas ustedes fantásticas!
Agradezco a Carlos Liévano por la invitación, pues si no hubiera sido por él y por Amazon seguro no hubiera viajado, y ¿saben una cosa? Me han quedado muchas ganas de regresar el próximo año para pasar un buen rato con las chicas, la familia y los amigos.

¡Hasta la próxima, amigos!

6 comentarios:

  1. Magnífica crónica, mi querida amiga. Feliz de verte feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Jordi, es verdad, pasé unos días agradables alejada de este mundanal ruido.

      Eliminar
  2. Qué agradable experiencia, Blanca. Mereces todo el reconocimiento por tu carrera literaria y por tu carismática personalidad. Ya nos contarás con detalle cada acontecimiento. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fueron momentos muy agradables, los pasé entre escritores, familiares y amigos, ¡ya les contaré en detalle!
      Un abrazo!

      Eliminar
  3. Fue para nosotros como familia y bufete de Abogados un gran privilegio conocer a nuestra compatriota y destacada escritora Blanca Miosi y además recibir de sus propias manos una interesantísima novela sobre nuestros ancestros,los Incas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre muy agradecida, Roberto. Un placer haberlos conocido.

      Eliminar


Me interesa saber tu opinión. Los comentarios anónimos serán anulados.